torrejon 3

Es la principal tarea institucional 2019 y la Coordinadora General del Proceso, la Vicerrectora Académica, Alejandra Torrejón Vergara, visualiza con entusiasmo y altas expectativas, el compromiso de la comunidad universitaria en el logro de este objetivo.

“Estas seis primeras semanas de trabajo en Subcomisiones han sido tremendamente enriquecedoras y se palpa en el ambiente el deseo de participar y aportar a un logro que nos prestigia a todos en la Universidad y beneficia directamente a nuestros estudiantes y la comunidad regional”, señala la Vicerrectora Académica, Alejandra Torrejón Vergara, quien el 19 de mayo pasado asumió adicionalmente el rol de Coordinadora General del proceso de Autoevaluación Institucional, liderando un Comité Ejecutivo y 4 Subcomisiones de trabajo, encargadas de construir el Informe de Autoevaluación.

“Estamos en una etapa de puesta en marcha de un proceso en el que tenemos experiencias anteriores, pero con una forma de enfrentarlo, distinta. Durante el año pasado, buscamos conocer experiencias exitosas de otras universidades del Estado y regionales, para aprender de ellas y encontrar un modelo que, respetando nuestra cultura y realidad, nos mostrara nuevas posibilidades. Fue así como el Rector Nibaldo Avilés nos convocó a llevar a cabo un proceso ampliamente convocante y participativo, que iniciamos oficialmente el 19 de mayo pasado, constituyendo 4 Subcomisiones y un Comité Ejecutivo, quienes se comprometieron ante toda la comunidad ULS a llevar a cabo un autoanálisis realista, objetivo y participativo, que culmina con la entrega al Rector, a fines de 2019, de una primera versión de Informe Institucional de Autoevaluación”, sentencia la Dra. Torrejón, mientras nos cuenta de estas primeras seis semanas de trabajo.

¿Cómo está organizado el proceso global de Autoevaluación?

Se organizó creando 4 Subcomisiones, una para cada área en la que Universidad de La Serena se presentará a acreditar; esto es: Gestión y Docencia -ambas obligatorias-, y las opcionales de Investigación y Vinculación con el Medio. Cada una está integrada por funcionarios académicos y no académicos, cuidando representación de directivos y no directivos, adscritos a la administración central y a las Facultades.

Son estas Subcomisiones las encargadas de llevar a cabo la recopilación de información institucional que la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) sugiere incorporar como parte del análisis crítico, y también de construir los instrumentos con los que la ULS levantará las percepciones consolidadas de informantes clave como son los estudiantes de pre y postgrado, funcionarios académicos y no académicos, titulados y postgraduados, y agentes externos, entre los que se cuenta empleadores y socios estratégicos de las institución.

El rol de las Subcomisiones, entonces, es levantar información y percepciones… ¿A eso se remite su trabajo?

No es solo recopilar información y percepciones, sino analizar ambos insumos a la vista del Plan Estratégico Institucional y las orientaciones de la CNA para las Universidades, buscando identificar, tras este análisis crítico, las fortalezas y debilidades de la ULS y proponiendo ideas de mejora una vez que el proceso esté en su etapa de cierre.

Y ¿de qué manera esta forma de enfrentar el proceso asegura un buen resultado?

El buen resultado sería lograr una acreditación igual o superior a la que hoy tenemos, considerando que la madurez del sistema de acreditación ha ido perfeccionando las visitas de pares, los informes asociados, la discusión y acuerdo de los comisionados(as) CNA. En varios casos, las universidades han obtenido menos años de acreditación que los que tenían.

En ese contexto, la experiencia nacional comparada nos indica que si la comunidad universitaria se involucra y compromete con un proceso participativo de autoevaluación, se logra un ejercicio de sintonización con la estrategia de desarrollo de la universidad y se comprende mejor el por qué la institución ostenta los resultados que tiene.

Esa comprensión y conocimiento, genera que la autoevaluación sea más que la foto de un momento, sino un ejercicio de mejora de la calidad en sí mismo, pues las personas que participan directamente en el proceso a través de Subcomisiones, más las que lo hacen en la fase de Consulta a Informantes Clave, logran sentirse parte, renovar su compromiso con el proyecto institucional y son capaces de comunicar a los pares evaluadores por qué obtenemos los resultados que tenemos, las dificultades que aún persisten para el cumplimiento de las metas y, sobre todo, una idea colectiva y apropiada de la Universidad que queremos ser y por la que trabajamos a diario. Y eso es una muestra incuestionable de una cultura de calidad y mejora continua, que es el fin último de un proceso de acreditación.

El Rector Avilés ha anunciado que en las próximas semanas se convocará a una fase de Consulta a Informantes Clave. ¿En qué consiste y cómo la comunidad podrá participar?

Efectivamente, en el mes de agosto, estaremos en condiciones de convocar masivamente a estudiantes, funcionarios académicos y no académicos, titulados y postgraduados, así como a agentes externos como empleadores y socios estratégicos del territorio, a verter sus opiniones sobre los distintos aspectos que la CNA sugiere en cada una de las áreas acreditables.

La Subcomisiones han trabajado de manera individual y en plenarias ampliadas, una matriz de Informantes Clave e Instrumentos a través de los cuales recopilar sus opiniones. En algunos casos, la mayoría, usaremos la encuesta, mientras que, en otros, serán los grupos focales o las entrevistas las mejores maneras de conocer la percepción de estos colectivos.

Según el cronograma de trabajo, la fase de consulta a Informantes Clave estará activa durante 4 semanas, para luego trabajar en la tabulación de datos y análisis de la información recopilada que, contrastada con la información documental institucional, da paso al análisis crítico, detección de fortalezas, debilidades e ideas de mejora que alimentarán el plan institucional de mejoramiento.

¿Para cuándo se proyecta terminar la Autoevaluación?

Nuestra expectativa es culminar en el mes de noviembre de 2019 con una primera versión de Informe Institucional de Autoevaluación. Este ingresará a revisión y análisis del Comité Ejecutivo, integrado por el coordinador o coordinadora de cada Subcomisión, el Director de Desarrollo Estratégico y Calidad, el Director del Centro de Informática y Computación, la Directora de Comunicación Estratégica y quien habla, en calidad de Coordinadora General del Proceso.

Luego de esto, será el Rector quien haga la revisión final y ajustes, como líder institucional y quien, finalmente, firma el oficio de entrega a la CNA, acto con el que se sella el proceso de Autoevaluación y comienza el de Acreditación propiamente tal, con la definición de parte de CNA de los pares evaluadores y la fecha de visita. Todo eso ya será año 2020.

Últimas Noticias

Subir